Make your own free website on Tripod.com

VACUNAS SOLO PARA ADULTOS


Para combatir desde la amenaza bioterrorista hasta la merma económica que provoca el ausentismo laboral, las vacunas son un aliado en la prevención de males para los mayores de 20 años. Una de las claves para aumentar el promedios de vida de los seres humanos es la medicina preventiva.

Gracias a las revisiones de rutina, la buena nutrición y los buenos hábitos, así como visitas regulares a los especialistas, muchas enfermedades se pueden descubrir a tiempo y tratarse sin mayores consecuencias.

Casi todos los niños mexicanos que nacieron en la segunda mitad del siglo XX fueron inmunizados contra un esquema básico de enfermedades, muchas de las cuales ahora son casi desconocidas. Sin embargo, los adultos corren el riesgo de contraer otros males que, por fortuna, se pueden prevenir con un simple piquete.

Las cartillas de los adultos

No todos los adultos tienen que aplicarse vacunas; es muy importante acudir con un médico que recomiende cuales son las necesarias para cada cual.
Es recomendable completar el esquema de vacunación de la infancia. Los viajeros que visitan zonas con altos niveles de males endémicos, deben inmunizarse como corresponda, especialmente en África y algunas zonas de Asia y Sudamérica.

Hasta donde sabemos, la inmunidad que dan las vacunas, es permanente una vez que se complete el esquema, por lo que es importante poner especial atención en aplicarse todos los refuerzos indicados. Las siguientes son las enfermedades mas comunes para los cuales es recomendada la inmunización a los adultos:

Tétanos y Difteria. Un refuerzo cada diez años a partir de los 20 ( considerando que se cumplió con el esquema completo para esta vacuna).

Influenza (Gripe). Una vez al año, pues el virus va cambiando. Recomendable, sobre todo para los mayores de 50 años, para quienes trabajen con ambientes con aire acondicionado, viajen mucho en avión, fumen o padezcan enfermedades pulmonares, del corazón, diabéticos, insuficiencia renal o que sean seropositivos (VIH).

Neumonía. Al igual que la vacuna de influenza, esta es esencial para adultos mayores, fumadores y personas con el sistema inmunológico deprimido. La Neumonía es uno de las cinco principales causas de muerte en las personas mayores de 65 años. Esta vacuna también protege contra la meningitis. Se pone una vez después de los 60 años. Si se aplica antes, se pone un refuerzo a los 65 años.


Hepatitis A. Sobre todo para personas con enfermedades del hígado o que viajan mucho a países donde esta enfermedad es común. También se le recomienda a personas homosexuales activas sexualmente. Así mismo, es conveniente para drogadictos. Se aplica una vacuna combinada para Hepatitis A y B, la cuál se debe reforzar a los seis meses.

Hepatitis B. Para pacientes con diálisis, viajeros a zonas de riesgos y personas con mas de un compañero sexual. También quienes tienen una cirugía programada en la que exista la posibilidad de recibir una transfusión de sangre.

Varicela. Recomendada para adultos que no la padecieron de niños.

Paperas. Para hombres en edad fértil que no la tuvieron de niños.

Rubéola. Sobre todo, para las mujeres en edad fértil que no la hayan padecido en la infancia.


Que se siente vacunarse

Antes de recibir una vacuna, es prudente preguntar al médico si exista alguna contraindicación. Algunas personas con alergia severa al huevo, la neomicina y el timerozal no deben vacunarse.
Es importante no tener fiebre ni una enfermedad seria. Una gripe leve no representa peligro alguno. Después dela inyección, es posible que haya dolor en el lugar donde se recibió el piquete y que durante uno o dos días haya cierta molestia, pero nada que no se componga con dos analgésicos.


A futuro

El campo de las vacunas esta en crecimiento. Actualmente se están probando inmunizaciones contra males como la hepatitis C, el VIH, el Herpes, el virus del Papiloma Humano y muchas otras. Se trabaja también en el desarrollo de vacunas a partir de tumores para prevenir el cáncer, con la idea de estimular la respuesta inmunológica del organismo para pelear y erradicar las células cancerígenas.