Make your own free website on Tripod.com

En este sitio usted podrá informarse sobre el tema de trasplantes, encontrara respuesta a muchas preguntas que a diario se realizan cuando se trata el tema, así mismo se presenta una serie de medidas preventivas que de alguna manera buscan orientar a las personas para que no se vean algún día ante la necesidad de un órgano para ser trasplantado, y en caso de que usted decida ser un donador voluntario se le proporciona información para registrarse y obtener su Tarjeta de Donación Voluntaria y se explican algunas preguntas para aclarar dudas sobre el tema, además se incluyen las modificaciones de la Ley General de Salud que rigen la materia así como información acerca del Consejo Estatal de Trasplantes de Órganos y Tejidos del Estado de Baja California, COETRA BC, sus metas, objetivos y funciones.

En virtud de la gran cantidad de información existente en la materia, el Consejo le brindara a usted otras respuesta a muchos de sus cuestionamientos sobre trasplantes y donación de órganos, tejidos y células.
Dentro de las prioridades de este Consejo, está el fomento a la donación altruista de órganos, tejidos y células.

Esperamos sus comentarios sobre este sitio en coetrabc@hotmail.com y ante el Registro Nacional de Trasplantes de la Ciudad de México a la dirección info@conatra.org.mx

¿QUE ES UN TRASPLANTE?
Es la sustitución de un órgano o tejido que ya no funciona, por otro que si lo hace, con el objeto de resti-tuir las funciones perdidas. En muchos casos, el trasplante es la única forma en que otra persona puede salvar su vida o recuperar la calidad de la misma.

¿CUÁNTOS TIPOS DE TRASPLANTE HAY?
Dependiendo de la relación genética entre el donador y el receptor de un trasplante, puede ser:
Autotrasplante. - Cuando el donador y el receptor es la misma persona, es el caso de una persona que sufre un injerto de su propia piel.
Isotrasplante.- Cuando el donador y el receptor son genéticamente idénticos, como en el caso de los gemelos univitelinos, (gemelos idénticos).
Alotrasplante.- Cuando el donador y el receptor, son de la misma especie, pero genéticamente diferen-tes, entre dos seres humanos. Tal es el caso de trasplantes entre dos seres humanos no relacionados.
Xenotrasplante.- Cuando el donador y el receptor son de diferente especie, por ejemplo de cerdo a hu-mano; o de mono a humano.

¿ESTAN JUSTIFICADOS LOS TRASPLANTES?
Los avances médicos y el éxito de algunas medidas preventivas, como las vacunas, la higiene y la ali-mentación, han traído consigo un incremento en la esperanza de vida, esto aunado al crecimiento demográfico, cambios de estilo de vida, aspectos económicos, sociales y culturales, ha repercutido en un au-mento en la prevalencia de las enfermedades crónico-degenerativas y padecimientos que actualmente no tienen alguna alternativa de tratamiento, excepto el trasplante del órgano o tejido respectivo.
Además de ser en algunos casos la única opción, en todos ellos, el trasplante es menos costoso y ofrece una mejor calidad de vida que otros tratamientos; un ejemplo, es la insuficiencia renal, cuyo tratamiento habitual son los procedimientos dialíticos (hemodiálisis o diálisis peritoneal). El trasplante renal tiene la ventaja de ser siete veces menos costoso y lo más importante es que reintegra casi al 100% al individuo en su calidad de vida.

¿COMO ES EL PROCESO DE UN TRASPLANTE?
  1. Se selecciona a los receptores que tienen un tipo de tejido y de grupo sanguíneos más parecidos al del órgano donado.
  2. Se extraen los órganos del donador con el debido respeto mediante un procedimiento quirúrgico.
  3. En el caso de tratarse de un donador cadavérico, los órganos son preservados y preparados pa-ra ser transportados a los lugares en donde se encuentran los receptores.
  4. Se prepara a los receptores para la cirugía, mientras se transportan los órganos. El equipo de trasplante extrae el órgano que no funciona y lo reemplaza por el del donador.
  5. Inicia un proceso de recuperación del paciente bajo estricta supervisión, tras lo cual recupera ca-si al 100% su calidad de vida.

¿CUANTOS TRASPLANTES SE REALIZAN EN MEXICO?
Aproximadamente mil trasplantes de riñón y la misma cantidad de córneas cada año. Sin embargo para dar satisfacción a las necesidades nacionales sería necesario realizar de 6 a 7 veces más la cantidad actual. En total de1964 a 1998 se habían realizado en nuestro país: 15 mil 278 trasplantes de córnea, 8 mil 26 de riñón, 4 mil 353 de piel, 3 mil de hueso, 424 de médula ósea, 57 de corazón, 55 de hígado, 30 de páncreas, 15 de tejido nervioso, 12 de tejido suprarrenal y 7 de pulmón.

¿CUÁNTOS ENFERMOS NECESITAN TRASPLANTES EN MEXICO?
Si bien la información estadística disponible no permite, a la fecha, estimar con precisión la demanda potencial de los diversos tipos de trasplantes, la revisión de las principales causas de mortalidad general de la población mexicana, orienta sobre la importancia creciente de los padecimientos susceptibles de ser resueltos mediante el trasplante de órganos y tejidos.

ORDEN* CAUSA DEFUNCIONES TASA**

1 Enfermedades del corazón 68 040 71.84%*
3 Diabetes mellitus 36 027 38.04%*
6 Cirrosis y otras hepatopatías 22 865 24.14%*
10 Nefritis, Sindrome nefrótico y nefrosis 13 558 14.31%*
13 Bronquitis crónica, enfisema y asma 8 550 8.97%*

Fuente Dirección General de Estadística e Informática SSA 1997
* Por orden de aparición entre las principales causas de mortalidad general.
** * por 100,000 habitantes

Aun cuando la ceguera o la debilidad visual no son un riesgo aparente para la vida, la severa limitación funcional que por sí representan, concede al trasplante de córnea un alto valor social y económico. Cabe señalar que, con relación a la demanda de córneas en México, de acuerdo al Registro Nacional de Tras-plantes el promedio anual de éste trasplante asciende a 786; sin embargo, la demanda anual se estima en mil 100 pacientes oftalmológicos candidatos a trasplante, por lo que de mantenerse para el año 2000 la misma tendencia, la acumulación de casos, tan solo en la ciudad de México, hará necesarias aproxi-madamente 5 mil 600 córneas al año.
Así mismo, en cuanto a la demanda potencial de riñones para trasplante, se estima que la incidencia de la insuficiencia renal asciende al año a 100 casos nuevos por cada millón de habitantes, si conservado-ramente se calculara que 50% llegase a ser candidato a trasplante, esto significa que para satisfacer esta demanda potencial en la población actual de la República Mexicana se harían necesarios 5,000 trasplantes renales al año.
Esta cifra hace conveniente resaltar la importancia de la cultura de donación, toda vez que a la luz del conocimiento actual, muchos de los casos de insuficiencia renal crónica pueden ser trasplantados a par-tir de donadores cadavéricos.
De acuerdo a la información del Registro Nacional de Trasplantes, sólo 30% de los casos de pacientes candidatos a trasplante renal llegan a obtener el beneficio de este procedimiento, obteniéndose el riñón a partir de donador vivo relacionado o cadavérico, predominando los primeros; éste déficit es preocupante puesto que representa que en promedio * 70% de los casos de insuficientes renales crónicos sólo podrí-an acceder a diálisis peritoneal o a hemodiálisis.
En el caso de los trasplantes de hígado la situación es igualmente crítica: se necesitarían entre 4 mil y 6 mil hígados para satisfacer la demanda en nuestro país; mil 200 personas mueren al año de las que en-tre 10% y 15% son niños
Cabe destacar que si bien el 70% de nefrópatas no son trasplantados, en los casos en que se requiere de trasplante de corazón, hígado o pulmón, los no trasplantados asciende casi a 100%.

¿POR QUÉ NO SE REALIZAN MAS TRASPLANTES DE ORGANOS Y TEJIDOS ANUALMENTE?
México cuenta con el personal médico, las instalaciones y equipo necesarios para llevar a cabo con éxito un mayor número de trasplantes, satisfaciendo de este modo gran parte de la demanda, desafortunada-mente la falta de una cultura de donación de órganos con fines de trasplante provoca que varios miles de mexicanos mueran en etapas productivas de su vida, quedando inclusive varios niños en la orfandad. Esta cultura de donación requería de la existencia de un organismo que fomentara la misma, lo que mo-tivó a la creación del Consejo Nacional de Trasplantes por Acuerdo Presidencial en enero de 1999.

¿LOS TRASPLANTES DE ORGANOS O TEJIDOS, ESTAN EN FASE EXPERIMENTAL?
No. Los trasplantes en nuestro país se practican desde hace más de treinta años, y los resultados son comparables a las de los mejores programas de todo el mundo, sin embargo, es un campo- como todos los de la medicina y la ciencia- en el que se sigue investigando.

¿DE DONDE SE OBTIENEN LOS ORGANOS O TEJIDOS PARA UN TRASPLANTE?
Todos son donados por seres humanos, algunos como en el caso del riñón o la médula ósea, pueden ser tomados de donadores vivos (generalmente familiares directos de los enfermos que requieren el trasplante), en otros casos como el del riñón, corazón, pulmones, hígado, páncreas, huesos, piel, válvu-las cardiacas y vasos sanguíneos, son obtenidos de humanos cuando estos fallecen, es decir provienen de un donador cadavérico.

Antecedentes legendarios.
Aunque algunos autores ven en las quimeras de la mitología antecedentes figurados del xenotrasplante, por ejemplo el minotauro (hombre con cabeza de buey) o la esfinge (león con cabeza de mujer), lo cierto es que quizá el antecedente más antiguo sea el del cirujano Hua-To, en China, (136-208 d. C), de quien se dice realizó trasplantes sustituyendo órganos enfermos por sanos, señalando perfectamente el propó-sito terapéutico del procedimiento.
Poco tiempo después, se refiere el milagro de San Cosme y San Damián, en el año 280, cuando según la leyenda, realizaron un trasplante de una pierna, a partir de un donador cadavérico; este milagro es muy conocido gracias al gran número de pinturas y esculturas que se hicieron con este tema.

Antecedentes científicos tempranos.
En una etapa más reciente, y ya con cierta metodología científica, encontramos en 1869 a Jacques-Louis Reverdin, cirujano suizo que trabajaba en el Colegio de Francia, quién llevó a cabo los primeros trasplan-tes exitosos de piel en humanos. En la ciudad de México; el doctor Luis Muñoz publicó en la Gaceta Mé-dica de México ( vol. 5, paginas 344 a 348 de 1870) una revisión acerca del trasplante epidérmico; y al siguiente año en la misma revista (páginas 82 a 84), se publicó el informe del Dr. José María Bandera, quién escribiera sus primeras experiencias.
Un requisito indispensable para el éxito en el trasplante de órganos sólidos era el restablecer la circula-ción en estos órganos, lo que implicaba unir los vasos sanguíneos, procedimiento que actualmente se denomina anastomosis. La anastomosis fue el primer reto de la investigación en materia de trasplantes, desarrollada gracias a los trabajos pioneros de Mathieu Jaboulay en 1896, y que concluyó su brillante alumno, Alexis Carrel en 1901.
En 1902, los doctores Emerich Ullman y Alexis Carrel, trabajando por separado pero en modelos prácti-camente iguales, presentaron resultados exitosos del trasplante renal en perros.
Los primeros trasplantes en humanos, los llevó a cabo el Dr. Jaboulay en 1906; ambos casos fueron xenotrasplantes, el primero a partir de cerdo y el segundo de borrego; en 1909, hace un tercer intento, tomando como donante a un simio; en ningún caso hubo éxito, sin embargo se empezó a gestar la idea de la necesidad de un parecido entre donador y receptor.
Descubrimiento de las diferencias genéticas (antígenos de histocompatibilidad) y la respuesta inmune (rechazo del injerto), como principal obstáculo en el trasplante.
En 1912, el Dr. J.B. Murphy plasmó con mas claridad el concepto de "extrañeza" del injerto, y un "reco-nocimiento" por parte del receptor. YuYu Voronoy, en Kiev, en 1933, realizó el primer trasplante renal a partir de un donador cadavérico; en este intento ya se consideraron los grupos sanguíneos. Entre los años de 1943 y 1944, el biólogo Peter Brian Medawar, explicó el fenómeno del "rechazo", como un pro-ceso inmunológico. Inmediatamente los doctores George Snell y Peter Gorer, descubrieron que los antí-genos de histocompatibilidad eran los responsables de desencadenar el fenómeno de rechazo, antíge-nos importantes para buscar la compatibilidad entre donador y receptor, como en el caso de los grupos sanguíneos y la transfusión. Así, se identificaron las diferencias genéticas y la respuesta inmune que las reconocía, como el principal obstáculo a vencer.
En 1954, los doctores Murray, Merrill y Harrison, realizaron un trasplante a un enfermo con insuficiencia renal terminal, siendo donador su hermano gemelo idéntico en perfecto estado de salud. Este fue el pri-mer trasplante renal exitoso de la historia.

Administración de inmunosupresores (para evitar o contener el rechazo del injerto).
Los primeros intentos por contener la respuesta inmune contra el injerto, incluyeron procedimientos tan peligrosos como la irradiación integral con Cobalto 60.
En 1960, el Dr. Roy Calne introdujo como inmunosupresor a la azatioprina, medicamento precursor de la 6mercaptopurina, substancia ampliamente conocida en el tratamiento del cáncer, en donde se había notado su importante efecto depresor de la respuesta inmunológica y que junto con los esteroides, cons-tituyó la combinación medicamentosa que permitió la instauración del trasplante renal, ya no como un procedimiento experimental, sino como un tratamiento rutinario. Se sabía que el éxito dependía en forma muy importante de la similitud de los antígenos de histocompatibilidad entre donador y receptor.

El trasplante como una realidad terapéutica.
En este período es cuando inician la gran mayoría de los programas de trasplante del país, así en di-ciembre de 1963 inicia el programa de trasplante del IMSS en el Hospital General del Centro Médico; en 1967 se lleva a cabo el primero en el Hospital Infantil de México; en 1971 el de la Secretaría de Salubri-dad en el Instituto Nacional de la Nutrición; en 1973, en el Hospital Central Militar; y en 1974, en el Hos-pital "20 de Noviembre" del ISSSTE.

En Baja California, el primer trasplante de riñón se realizo en 1989, en la ciudad de Ensenada y posteriormente se dió inicio a una mayor cantidad de trasplantes de riñón en Tijuana así como reciente-mente en la ciudad de Mexicali, desde que se realizo el primero a 1998 se habían realizado 45 trasplan-tes de riñón entre el sector privado y hospitales de la secretaria de salud. Durante 1999 en el estado, estaban autorizados 11 establecimientos de salud para realizar trasplantes renales, 5 del sector publico y 6 del sector privado, 6 en la ciudad de Tijuana, 4 en Mexicali y 1 en Ensenada, los cuales realizaron du-rante ese año 18 trasplantes, el 50% en instituciones publicas y el otro 50% en las privadas, de las insti-tuciones publicas, el IMSS realizó 4, el ISSSTE 5. durante el año 2000 fueron reportados al Registro Nacional de Trasplantes 14 trasplantes.

Actualmente existen en el estado 12 establecimientos autorizados por el Registro Nacional de Trasplan-tes para dedicarse a esta actividad, de los cuales 6 son del sector publico y 6 son hospitales privados los cuales cada uno cuenta con un medico responsable del programa del hospital debidamente acreditado por el Registro Nacional de Trasplantes, como se señala en la siguiente lista:

No. HOSPITAL CIUDAD DEPEND. DIRECTOR RESP. DEL PROGRAMA ESPEC. TIPO LICENCIA
  1. Hospital General de Mexicali Mexicali SSA Dr. Ismael Avila Iñiguez Dr. Ismael Avila Iñiguez Urologo Cornea
  2. Hospital General de Tijuana Tijuana SSA Dr. Rolando Ortíz Pendiente Designacion por Sustitucion. Cornea
  3. Hospital Regional No. 20 Tijuana IMSS Dra. Silvia Corona López Dr. Víctor Manuel Moreno Bello Nefrólogo Riñón y Medula Osea
  4. Hospital General 5 de Diciembre Mexicali ISSSTE Dr. Jose Antonio Olivares Esquer Dr. Jorge Zúñiga López Nefrologo Riñón
  5. Hospital Fray Junipero Serra Tijuana ISSSTE Dr. Rigoberto Pallares Aceves Dr. Ismael González Contreras Nefrologo Riñón y Medula Osea
  6. Hospital ISSSTECALI Ensenada ISSSTECALI Dra. Jazmin Cato Cortez Dr. Alfonso Torres Badillo Urologo Riñón
  7. (Hospital Mexico Americano) Hospital Siglo XXI Mexicali Privado Dr. Raul Garnier Campillo Dr. Jorge Zúñiga López Nefrologo Riñón
  8. Hospital Almater Mexicali Privado Dr. Pablo Chee Rodríguez Dr. Manuel Avendaño García Nefrologo Riñón
  9. Hospital Notre Dame Tijuana Privado Dr. Marco Antonio Pichardo Dr. Juan Antonio Barbosa Salas Nefrologo Riñón
  10. Hospital del Prado Tijuana Privado Dr. Arturo H. Rosas Priati Dr. Ismael González Contreras Nefrologo Riñón, Cornea y Medula Osea
  11. Centro Medico Excel Tijuana Privado Dr. José Gaudencio Hernández Fujigaki Dr. Juan Antonio Barbosa Salas Nefrologo Riñón
  12. Centro Medico Nova Tijuana Privado Dr. Alfredo Ornelas Abrego Dr. Carlos Aquino Medina Cirujano Vascular Riñón

Situación actual.
En 1976 se introdujo la "ciclosporina A" al arsenal de inmunosupresores, permitiendo sobrevidas exce-lentes en cantidad y calidad, aún ante discrepancias en los antígenos de histocompatibilidad, lo que abrió no sólo la posibilidad de recurrir a donadores cadavéricos, sino también a expandir la diversidad de ór-ganos trasplantables como el corazón, hígado, pulmón, páncreas, etc.
El reto en la actualidad es el lograr una donación suficiente para cubrir las necesidades de nuestra so-ciedad; la solución radica, según ha sido la experiencia en otros países, en la concientización de diferen-tes sectores de la sociedad:

  • El médico; de quien se esperaría un mayor interés en la participación en este tipo de terapéutica y una mejor capacitación.
  • El poder judicial; con un compromiso tal, que sin descuidar los aspectos legales de los procedi-mientos, favoreciera el aprovechamiento de órganos, con pleno conocimiento de las regulacio-nes vigentes y con la agilidad necesaria, para no entorpecer el curso de la donación, aun en los casos en los que hubiera una averiguación previa.
  • Las autoridades de educación; a través de la incorporación en los programas escolares de infor-mación veraz, que fomente una actitud positiva hacia los trasplantes de órganos y tejidos
  • Los medios masivos de comunicación; con una difusión veraz del trasplante y de sus propósitos, evitando desorientar a la sociedad con rumores falsos, que se ha comprobado desalientan la do-nación por parte de los familiares, condenando automáticamente a los enfermos que probable-mente estén en la espera de una donación cadavérica.

La población en general; a quien le corresponde la responsabilidad de proporcionar los órganos a través de la anuencia que otorgue para tomarlos a partir de sus familiares fallecidos, requiriéndose una mayor y organizada interacción institucional, compartiendo todo tipo de recursos con la finalidad de incrementar la captación de órganos para trasplante de origen cadavérico.

¿QUÉ ES UN DONADOR CADAVERICO?
Se le llama donador cadavérico a una persona que, en vida, tomó la decisión de donar sus órganos; o que sus familiares lo decidieron a la hora de su muerte. Para que la donación de órganos se haga efecti-va en este caso, resulta necesario que la certificación de la pérdida de la vida la realice un equipo médi-co completamente distinto al equipo médico encargado de la recuperación y trasplante de órganos, y se llega a él después de pruebas muy estrictas, de tal forma que la decisión de ser donador no cambia el esfuerzo que harán los médicos para salvarle la vida.

¿QUE ES LA MUERTE CEREBRAL?
La muerte cerebral se define como la ausencia total e irreversible de todas las funciones cerebrales, esto ocurre cuando el tallo y la corteza cerebrales están destruidos. El diagnóstico de muerte cerebral está descrito en los artículos 317 y 318 de la Ley General de Salud, cuando estas condiciones se cumplen en las personas, se consideran muertas sin discusión alguna, tanto médica como legalmente, y para la gran mayoría de las religiones.

¿QUE SIGNIFICA MUERTE CEREBRAL?
Entender la muerte cerebral de un ser querido es muy difícil. Lo primero que debe entenderse es que la muerte cerebral significa morir.
La muerte cerebral es la definición legal de la muerte, es la ausencia completa, permanente e irreversible de funciones cerebrales, lo que significa que como resultado de un fuerte golpe, enfermedades vascula-res, tumores, accidentes, etcétera, se interrumpe el abastecimiento de sangre del cuerpo al cerebro; el cerebro muere y no hay forma de devolverlo a la vida.

¿QUE CAUSA LA MUERTE CEREBRAL?
Algunas de las causas de la muerte cerebral son: golpes en la cabeza por accidentes de automóviles, caídas, lesiones por arma de fuego, hemorragias internas producidas por aneurismas, tumores cerebra-les, sobredosis de medicamentos y envenenamiento.

¿CÓMO SE DECIDE QUE UNA PERSONA TIENE MUERTE CEREBRAL?
Se requiere de un examen médico para hacer el diagnóstico de muerte cerebral, este examen está ba-sado en una guía médica conocida y legalmente aceptada. Además de otras cosas la prueba puede in-cluir un examen clínico que demuestre que la persona no tiene reflejos cerebrales y no puede respirar por sí mismo. En la mayoría de los casos esta prueba es realizada en repetidas ocasiones, con un lapso de varias horas, para asegurarse de la veracidad de los resultados. Además debe haberse realizado dos veces un electroencefalograma.

¿CUÁLES SON ALGUNOS DE LOS SIGNOS QUE SE PRESENTAN CON LA MUERTE CEREBRAL? Algunos de los signos que nos indican que una persona, sin estar bajo efecto de alcohol o drogas, tiene muerte cerebral son:
  • Las pupilas no reaccionan a la luz.
  • No hay contracciones cuando un abatelenguas se coloca detrás de la lengua .
  • Los ojos no parpadean cuando son tocados.

Además de estos signos, en el examen se incluyen otras evidencias obtenidas por medio de pruebas como el electroencefalograma o el angiograma cerebral que confirman la ausencia de flujo sanguíneo y actividad cerebral. Es posible que aunque no exista actividad cerebral, haya reflejos en la espina dorsal causados por impulsos reflejos remanentes en la columna vertebral, sin embargo eso no quiere decir que la persona no haya muerto.

¿QUÉ SUCEDE CON UNA PERSONA A LA QUE SE LE HA DIAGNOSTICADO MUERTE CERE-BRAL?
La persona es colocada en una máquina que respira por ella, el ventilador; el cerebro de una persona con muerte cerebral ya no puede enviar señales al cuerpo para que éste respire; algunos medicamentos ayudan a mantener la presión sanguínea y otras funciones corporales.

¿LAS DROGAS PUEDEN FALSEAR LOS RESULTADOS?
Efectivamente. Algunas drogas como los relajantes musculares y los sedantes pueden ocultar las funcio-nes del cerebro cuando los exámenes para determinar si hay muerte cerebral se realizan, por ello para hacer el diagnóstico la persona no debe tener niveles altos de estas sustancias en el cuerpo. Sin embar-go existen otras pruebas que pueden confirmar con certeza la muerte cerebral aun con la presencia de las drogas en el organismo.

SI LA PERSONA ESTÁ REALMENTE MUERTA, ¿POR QUE SU CORAZON SIGUE LATIENDO?
El corazón puede seguir trabajando mientras tiene oxígeno. El ventilador provee suficiente oxígeno para mantener los latidos del corazón por varias horas. Sin ayuda artificial el corazón dejaría de latir, por lo tanto la persona, aunque su corazón esté latiendo, ya no está viva.

¿ES POSIBLE QUE LA PERSONA ESTE UNICAMENTE EN COMA?
No. La muerte cerebral no es estar en coma. Un paciente en coma continúa teniendo funciones y activi-dad cerebrales. Cuando la muerte cerebral ocurre, todas las funciones del cerebro cesan y no existe alguna posibilidad de recuperarse.

¿ES POSIBLE HACER ALGO MAS POR UNA PERSONA CON MUERTE CEREBRAL?
No. Antes de hacer el diagnóstico de muerte cerebral ya se ha hecho todo lo posible por salvar a la per-sona y para ese momento ya no existe posibilidad alguna de recuperación. Desafortunadamente no hay ningún tratamiento que pueda revertir la muerte cerebral.

¿QUÉ PASA CUANDO SE HA DECLARADO LA MUERTE CEREBRAL DE UNA PERSONA?
Cuando se le ha diagnosticado muerte cerebral a una persona, se declara legalmente muerta. Este es el momento en que se realiza un certificado de defunción.

¿UNA PERSONA CON MUERTE CEREBRAL SUFRE O SIENTE ALGUN DOLOR?
No. Una persona con muerte cerebral está muerta y no siente dolor ni sufre, aunque es muy duro es importante entender que está muerto desde ese momento.

UNA VEZ QUE SE HA DECLARADO MUERTE CEREBRAL ¿QUE PASA?
El equipo médico preguntará a la familia sobre la decisión que deben tomar en ese momento. Una posi-bilidad sería decidir donar los órganos y tejidos de su familiar para ayudar a otras personas.



COMO PREVENIR LOS TRASPLANTES
"LOS QUE HACEMOS LOS TRASPLANTES QUISIERAMOS NO TENER QUE HACERLOS"
El personal dedicado a los trasplantes tenemos muchas satisfacciones cuando le devolvemos la calidad de vida a los enfermos, sin embargo, esta probado que es preferible tanto en costos como en resultados la medicina preventiva a la curativa, es por ello que un propósito complementario a nuestros programas de trasplantes es el disminuir la necesidad de estas operaciones, lo que es posible lograr a través de fomentar una vida más sana siguiendo pequeñas indicaciones como las que a continuación describiremos:

Evite un trasplante de Corazón

  • Las personas que hayan sufrido de un infarto al miocardio están propensas a necesitar un tras-plante de ésta naturaleza, por ello requieren cuidarse más.
  • No fumar.
  • Evitar el consumo de grasas animales en exceso, especialmente carnes rojas, huevos y maris-cos.
  • Evitar la obesidad.
  • Haciendo ejercicio físico con regularidad.
  • Aprender a controlar el estrés.

Consultado a su médico periódicamente con el fin de descartar diabetes, elevaciones del coles-terol, hipertensión arterial.

Evite un trasplante de Riñón

  • Consuma agua en cantidad suficiente diariamente.
  • Evite la exposición a metales pesados como el plomo o el mercurio
  • No use con exceso calmantes
  • No consuma con exceso alcohol
  • No tome demasiados medicamentos ni por tiempos prolongados.
  • Si presenta una infección urinaria cuídela y trátese a tiempo buscando su origen.

Consulte a su médico en caso de notar: hinchazón de cara y tobillos, orina con sangre o color obscuro, presión arterial alta y necesidad de orinar muchas veces sobre todo por la noche y dolor de cabeza crónico. Hasta las enfermedades graves del riñón pueden resolverse con éxito en sus etapas tempranas, sin verse en necesidad de un trasplante.

Evite un trasplante de Médula Osea
Medidas que se deben tomar en cuenta para disminuir la incidencia de cáncer (leucemia), causa de la necesidad de un trasplante de médula ósea:

  • Evitar la exposición a substancias tóxicas derivadas del benzeno o de substancias químicas co-mo pegamentos, etc.
  • Evitar exposición accidental a radiaciones.
  • Evitar automedicarse, especialmente algunos antibióticos y analgésicos.
  • Realizarse revisiones médicas periódicas, sobretodo después de infecciones virales
Evite un trasplante de Pulmón
  • No fumando.
  • A determinadas personas, convivir con aves como palomas o pericos australianos, entre otros, les daña los bronquios y les provoca alveolítis alérgica extrínseca que al progresar se convierte en fibrosis.
  • La fibrosis quística es una enfermedad genética, existen parejas que la padecen, y para evitar la herencia de la misma, en sus hijos, deben de acudir a un especialista en consejo genético.
  • No cocinar con leña, sobre todo las mujeres en el medio rural, ya que produce bronquitis crónica y enfisema pulmonar.

Evite un trasplante de Hígado

Hay dos enfermedades que pueden llevar al trasplante de hígado:

Para evitar una cirrosis:

  • No consumir excesivamente alcohol.

Para evitar una hepatitis:
No recibir transfusiones sanguíneas sin antes estar seguros de que no se encuentre contamina-da con algún virus.

  • No utilizar materiales como jeringas, agujas, etc. de dudosa esterilidad, usar solamente material desechable.
  • No ingerir mariscos de dudosa procedencia.
  • La transmisión de Hepatitis B ó C es en algunos de los casos por vía sexual, evitar las relaciones sexuales sin protección.
Evite un trasplante de Córneas
Consulte a un oftalmólogo en caso de:
  • Sentir cuerpos extraños en los ojos.
  • Presencia de secreción o enrojecimiento.
  • Visión borrosa de aparición brusca.
  • Evitar tratamientos en los ojos no prescritos por un médico oftalmólogo.

Evite un trasplante de Páncreas.
La justificación de un trasplante de páncreas es la Diabetes Mellitus clasificándose en Juvenil o Insulino-Dependiente o tipo I y la de Adulto o tipo II.

  • Evitar hasta donde sea posible la obesidad.
  • No ingerir azúcares en exceso.
  • Seguir instrucciones médicas para el control de la diabetes.

¿QUE SE NECESITA PARA SER DONADOR DE ORGANOS O TEJIDOS?
Llenar la Tarjeta de Donación Voluntaria, puede solicitarla al Consejo Estatal de Trasplantes de Órga-nos y Tejidos de Baja California COETRA BC en el Teléfono 0165 –559-58-00 ext. 4172 o directamen-te al Consejo Nacional de Trasplantes, en el teléfono 01-55-75-42-69, o en el Registro Nacional de Trasplantes llamando al 01-56-58-11-11. La Tarjeta de Donación Voluntaria es un documento legal, por ello se pide que sea firmada por dos testigos, sin embargo es sumamente importante que usted informe y explique su decisión a su familia, sólo de esta forma garantiza que su voluntad será respetada y ayuda-rá a incrementar las posibilidades de salvar otras vidas.

¿COMO PUEDE EXPLICARLE SU DECISIÓN A SU FAMILIA?
Resulta muy importante que su familia esté enterada de su decisión y sobre todo que la entienda y apo-ye; a pesar de que la Tarjeta de Donación Voluntaria es un documento legal, llegado el momento se les pregunta a sus familiares a cerca de su donación y ellos pueden negarse al procedimiento evitando llevar a cabo su deseo y la oportunidad de vida para otras personas. Para explicar a su familia su decisión le damos algunas ideas:
• Dígales que usted considera correcto donar sus órganos y tejidos.
• Explíqueles cómo un donador puede ayudar a muchas personas. La donación además de salvar algunas vidas, devuelve a otras personas la calidad de la misma, por ejemplo de personas con graves quemaduras, ciegas o con defectos óseos.
• Dígales que será necesario que ellos den su consentimiento y que usted quisiera que ellos en-tendieran su deseo y lo hicieran.
• Pida a sus familiares que sean parte de su decisión de salvar a otras personas, firmando como testigos su Tarjeta de Donación Voluntaria.

¿HASTA QUE EDAD SE PUEDE SER DONADOR DE ORGANOS O TEJIDOS?
Ni la edad ni el historial médico deben impedir que alguien firme una Tarjeta de Donación Voluntaria, al momento necesario los médicos determinarán qué órganos son útiles para salvar o devolver la calidad de vida de otra persona.

¿HAY UNA EDAD MÍNIMA PARA DONAR LOS ORGANOS O TEJIDOS QUE PUEDAN SER ÚTILES?
No existe una persona que no ayude al donar sus órganos, sin embargo para firmar y portar una Tarjeta de Donación Voluntaria es necesario tener 18 años.

¿SE PUEDEN DONAR ORGANOS DE MENORES DE EDAD?
En el caso de fallecimiento de un menor de edad, sus padres podrán decidir donar sus órganos, éstos son muy útiles, debido a que los niños, por su corta edad, no pueden recibir los órganos de un adulto.

¿LOS MENORES DE EDAD PUEDEN SER DONADORES EN VIDA?
La ley prohibe que los menores de edad donen sus órganos y tejidos, salvo en el caso de la médula ósea por ser un tejido que se regenera por sí mismo en corto tiempo sin que ocasione consecuencias negati-vas al donador o en el del riñón en el caso de gemelos, con autorización de sus padres.

¿EN QUE MOMENTO SE EFECTUA LA DONACION DE LOS ORGANOS DE CADAVERES?
La recuperación de órganos y tejidos de una persona que, en vida decidió ser donador voluntario, se realiza de manera inmediata al certificar los médicos la muerte, la procuración se lleva a cabo de la ma-nera más respetuosa y por medio de un procedimiento quirúrgico que garantiza la dignidad estética del cuerpo, por eso no hay interferencia alguna con los arreglos funerarios que podrán llevarse a cabo nor-malmente.

SI DESEO DONAR LOS ORGANOS DE ALGUN FAMILIAR QUE HAYA FALLECIDO ¿QUÉ DEBO HACER?
La legislación de trasplantes le permite donar los órganos de algún familiar al morir éste, aunque él no lo hubiera hecho en vida; si usted decide hacerlo debe informar a los médicos que lo atendieron dentro de instituciones autorizadas por la Secretaría de Salud. En este caso, no existe restricción en cuanto a la edad del donador y los órganos de niños son sumamente útiles porque permiten salvar la vida de otros niños que no pueden recibir el órgano de un adulto.

¿FACILITA LA DONACION DE ORGANOS Y TEJIDOS LOS TRAMITES DE LOS FUNERALES?
La donación de órganos o tejidos no interfiere con los trámites normales de un funeral, siendo los arre-glos del mismo responsabilidad de los familiares o personas responsables del donador.

¿DEBE INCLUIR EN SU TESTAMENTO LA DECISIÓN DE SER DONADOR?
No es necesario, pero usted puede dejarlo estipulado en su testamento, probablemente éste se lea de-masiado tarde para efectuar una recuperación de órganos y tejidos que ayuden a otros, por ello es im-prescindible que además de mencionarlo en su testamento, porte su Tarjeta de Donación Voluntaria firmada ante dos testigos y no olvide informar a su médico y a su familia para asegurar su cooperación.

¿SE PUEDE CAMBIAR DE OPINION?
Por supuesto que sí, sólo tiene que destruir su Tarjeta de Donación Voluntaria e informar a su médico y familiares del cambio de decisión.

¿EXISTE LA SEGURIDAD DE QUE LA DONACION SERA UTILIZADA?
Sí. Usted puede estar seguro de que se hará todo lo posible para beneficiar con su decisión a otras personas.

¿CUÁNDO SE HACE USO DE LA DONACION?
De acuerdo a la Ley General de Salud, los órganos de un donador voluntario pueden ser utilizados cuando los médicos responsables determinen la cesación de la vida.

¿LA DECISION DE SER DONADOR CAMBIA LA CALIDAD DE ATENCION MEDICA QUE DEBE SER RECIBIDA?
No. El equipo médico que está encargado de salvarle la vida es totalmente ajeno al equipo de médicos que lleva a cabo la recuperación de órganos y tejidos con fines de trasplante. Esto garantiza que usted recibirá la misma atención de calidad que deben recibir todas las personas y se hará todo lo posible por lograr su recuperación.

¿SE RECIBE ALGUN PAGO POR EFECTUAR LA DONACION DE ORGANOS O TEJIDOS?
No. De acuerdo al Reglamento Federal de Disposición de Organos, Tejidos y Cadáveres de la Ley General de Salud, sección segunda, artículo 21: "la disposición de órganos y tejidos para fines terapéuticos será a título gratuito".
Bajo ningún concepto ni circunstancia, se permite la comercialización de órganos y tejidos, ni se recibe compensación de ninguna índole por este acto altruista. La comercialización de órganos constituye un grave delito.

¿LA FAMILIA DEL DONADOR DE ORGANOS O TEJIDOS DEBERA HACER ALGUN GASTO ADI-CIONAL RELATIVO A LA DONACION?
No. Todos los gastos en que se incurra desde el momento de la procuración de órganos o tejidos, son responsabilidad del centro de trasplante, por lo que no hay ningún costo adicional, pero tampoco ningún beneficio económico, para los familiares del donador, ya que la familia sigue siendo la responsable de los costos del funeral después de que la donación se ha llevado a cabo.

¿QUIÉN RECIBE LOS ORGANOS Y TEJIDOS DONADOS?
La distribución de órganos se hace imparcialmente entre las personas que están en la lista de espera del Programa Nacional de Trasplantes, tomando en cuenta algunos criterios como la antigüedad en la lista de espera, el grupo sanguíneo, la gravedad de su situación, origen de la enfermedad, presensibilización, etc. Esta distribución es vigilada cuidadosamente por el Consejo Nacional de Trasplantes, a través de mecanismos de control auditable.

¿CUÁNTAS PERSONAS PUEDEN RESULTAR BENEFICIADAS DE UNA DONACION CADAVERICA?
Algo que nos debe alentar, es la gran cantidad de personas que pueden recibir un órgano o tejido de nuestro cuerpo: dos córneas, dos riñones, dos pulmones, corazón, páncreas, hígado, piel, huesos, etc.

¿EXISTE TRAFICO DE ORGANOS EN NUESTRO PAIS?
No. Una de nuestras principales tareas es la vigilancia en este sentido. Desafortunadamente con cierta frecuencia se propagan noticias sin cerciorarse de su veracidad lo que genera desconfianza. En México no se ha comprobado tráfico de órganos alguno.

¿LA RELIGION SE OPONE A LA DONACION DE ORGANOS O LOS TRASPLANTES DE ORGANOS Y TEJIDOS?
La mayoría de las principales religiones aceptan y celebran la donación de órganos y tejidos, considerándola como un acto de generosidad, la siguiente lista es una prueba de ello;

RELIGION OPINION SOBRE TRASPLANTES OPINION SOBRE DONACION
Amish Aceptable En Relacion Al Pronostico
Baha´L Aceptable Permite La Donacion
Iglesia Budista De América Decisión Individual Decisión Individual
Científico Cristiana Decisión Individual Decisión Individual
Iglesia De Jesucristo De Los Santos De Los Ultimos Días Decisión Individual Decisión Individual
Iglesia Episcopal No Hay Objeción Favorece Y Fomenta La Donación En Nombre De Cristo
Iglesia Evangélica Aceptable Aceptable
Ortodoxa Griega No Hay Objeción Donación Solo Con Fines De Trasplante
Gitanos Se Oponen Se Oponen
Hinduista Aceptable Aceptable
Islam Aceptable Aceptable
Judaismo Aceptable Aceptable
Protestantismo Decisión Individual Decisión Individual
Sociedad Religiosa De Amigos (Los Cuaqueros) Aceptación Sin Restricción Aceptación Sin Restricción
Iglesia Católica Romana Aceptable Aceptable Y Deseable
Iglesia Unitaria Universalista Aceptable Y Recomendable Aceptable (Sin Daño Al Donante)
Tomado de Religión y Trasplante. Dr. Eduardo A. Santiago Delpin.
Consejo Renal. Vol. V, mayo de 1993

Siendo la religión católica la que tiene mayor presencia en nuestro país, es importante destacar que no se opone de ninguna manera a la donación altruista de órganos y tejidos. El papa Juan Pablo II, expresó el 21 de junio de 1991:
"Da y te será dado"
El hecho de que el Primer Congreso Internacional de la Sociedad para la Obtención de Organos (Society for Organ Sharing) se está llevando a cabo aquí en Roma me da la oportunidad de darles la bienvenida y de exhortar a todos a promover la meta que es tema de su Congreso "Cooperación Mundial en Trasplan-te". Le agradezco al profesor Rafaello Cortesini sus bondadosas palabras de introducción y le ofrezco mis buenos deseos para el éxito de sus deliberaciones.
Entre los muchos e importantes logros de la medicina moderna, son los avances en la inmunología y en la tecnología quirúrgica los que han hecho posible el uso terapéutico de trasplantes de órganos y tejidos. Debe ser motivo de regocijo para todos el que la medicina, en su servicio a la vida ha descubierto en el trasplante de órganos una nueva manera de servir a la familia humana. Este espléndido desarrollo no está exento, por supuesto, de su lado obscuro. Todavía hay mucho que aprender a través de la investi-gación y la experiencia clínica, y todavía hay muchas interrogantes de naturaleza ética, legal y social que necesitan ser investigadas más amplia y profundamente.
Con el advenimiento del trasplante de órganos que comenzó en realidad con las transfusiones de san-gre, el hombre ha encontrado una manera de dar de sí mismo, de su sangre y de su cuerpo, para que otros puedan vivir. Gracias a la ciencia y al entrenamiento y compromiso de los doctores y otros profe-sionales de la salud cuya colaboración es menos obvia pero no menos indispensable para el beneficio de estas operaciones complicadas, se han presentado nuevos y maravillosos retos.
Sobre todo, esta forma de tratamiento es inseparable del acto de donación humana. En efecto, el tras-plante presupone una decisión previa, explícita, libre y consciente de parte del donante o de alguien que representa al donante, usualmente su familiar más cercano. Es una decisión de ofrecer, sin recompensa alguna, una parte de su propio cuerpo para la salud y bienestar de otra persona. En este sentido, la ac-ción médica del trasplante es la que hace posible que la acción del donante de entregarse a sí mismo el cual expresa nuestro llamado colectivo al amor y a la comunión, solidaridad y absoluto respeto para la dignidad de la persona humana, constituyen el único legítimo contexto del trasplante de órganos. Es esencial que no ignoremos los valores morales y espirituales que entran en juego, mientras observan las normas éticas que garantizan la dignidad de la persona humana y la llevan a la perfección, libre y cons-cientemente deciden entregar parte de sí mismo, una parte de su propio cuerpo, para salvar la vida de otro ser humano.
En efecto, el cuerpo humano es siempre el cuerpo personal, el cuerpo de una persona. El cuerpo no puede ser tratado como una entidad física o biológica solamente, ni pueden sus órganos o tejidos ser usados jamás como artículo para la venta o intercambio. Una concepción reduccionista y materialista de ésta llevaría al uso del cuerpo como mero instrumento y por lo tanto, como un mero objeto. Mas, una persona puede tan sólo donar aquello de lo cual puede de privarse sin peligro serio para su vida o su identidad personal y esto, por una razón justa y proporcional. Es obvio que los órganos vitales tan sólo pueden ser donados después de la muerte, pero el ofrecer en vida parte del cuerpo de uno, una oferta que sería efectiva sólo después de la muerte, es ya de por sí un acto de gran amor, el amor que da vida en otros. Así, el progreso de las ciencias biomédicas ha hecho posible que las personas proyecten des-pués de su muerte su vocación de amar. Así comparando con la analogía del misterio pascual de Cristo, en morir, la muerte la vencemos y restauramos la vida.
Repitiendo las palabras del Segundo Concilio Vaticano: "Solo en el misterio del verbo encarnado cobra luz el misterio del hombre" (CF Gaudium ET SPES 22; Redemtor Hominis, 8). La muerte y la resurrec-ción de nuestro Señor constituyen el acto supremo de amor que da profundo significado a la oferta del donante de un órgano para salvar a otra persona. Para los cristianos, la oferta de Jesús de sí mismo es el punto de referencia esencial y la inspiración de amor que subraya el deseo de donar un órgano, el cual es una manifestación de solidaridad generosa, más elocuente hoy, en una sociedad que se ha converti-do en excesivamente utilitaria y muy poco sensible para dar con generosidad. Podríamos añadir mucho más incluyendo una meditación en torno a los doctores y sus asistentes, que hacen posible esta forma tan maravillosa de solidaridad humana. Un trasplante y aun una sencilla transfusión de sangre, no son como otras operaciones, no puede ser separadas jamás del acto del donante de dar de sí mismo, del amor que da vida. El médico debe estar siempre consciente de la nobleza particular de este trabajo; en este acto se convierte en el mediador de una gesta muy significativa, el regalo de sí mismo que hace una persona &endash;aun después de la muerte- para que otros vivan. No deben tampoco los recipientes de un trasplante de olvidar que han recibido un regalo único de otra persona: El regalo del cuerpo hecho por el donante, un regalo que debe ser considerado como la forma auténtica de solidaridad humana y cris-tiana.
En conclusión, recordemos estas palabras de Jesús narradas por el evangelista y médico Lucas: "da y te será dado en buena medida, apretado, desbordándose, será puesto en tu regazo" (Lucas 6:38). Recibi-remos una recompensa suprema de Dios de acuerdo al amor genuino y efectivo que hayamos demos-trado hacia nuestro prójimo.
El Señor de cielos y tierra te sostenga en sus brazos para que defiendas y sirvas a la vida a través de los maravillosos métodos y técnicas que la ciencia médica ha puesto a tu disposición, que El te bendiga y a los tuyos con amor y regocijo ". (L´Osservatore Romano 20 de junio de 1991).
Usted puede aclarar cualquier duda al respecto con su autoridad religiosa.

LEGISLACION SANITARIA EN MATERIA DE TRASPLANTES

En México contamos con un marco jurídico adecuado con relación a los avances médicos y científicos. Del mismo modo, podemos decir que la legislación en materia de trasplantes y de donación de órganos, tejidos y células cumple con sus propósitos.

En el estado no regimos con el marco jurídico la Ley General de Salud por ser competencia exclusiva de la federación, actualmente se están haciendo las modificaciones necesarias al Código Penal de procedimientos penales del estado para la procuración de órganos de aquellos donadores que por alguna circunstancia se encuentran en alguna averiguación como lo marca la ley.

DECRETO POR EL QUE SE REFORMA LA LEY GENERAL DE SALUD
Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice, Estados Unidos Mexicanos.- Presidencia de la República. ERNESTO ZEDILLO PONCE DE LEÓN, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, a sus habitantes sabed:

Que el Honorable Congreso de la Unión, se ha servido dirigirme el siguiente:

DECRETO
"EL CONGRESO GENERAL DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, DECRETA:

SE REFORMA LA LEY GENERAL DE SALUD

ARTÍCULO UNICO. Se reforman los artículos 18, segundo párrafo; la denominación del Título Decimo-cuarto, para quedar como "Donador, trasplantes y pérdida de la vida", los artículos 313 a 329; el capítulo II, del Título Decimocuarto denominado "Organos, tejidos y células" para denominarse "Donación, com-prendiendo los artículos 320a 329; el capítulo III, del Título Decimocuarto denominado "Cadáveres" para denominarse "Trasplantes", comprendiendo los artículos 330 a342; 375, fracción V; 419; 420; 421; 462, primer párrafo y fracción II, y 462 bis primer párrafo; se adiciona con un capítulo IV, el Título Decimocuar-to, para denominarse "Pérdida de la vida", comprendiendo los artículos 343 a 345; un capítulo V al Título Decimocuarto, para denominarse "Cadáveres", comprendiendo los artículos 346 a 350 bis 7, y el artículo 462, con una fracción III, de la Ley General de Salud, para quedar como sigue:
"ART. 18...
La Secretaría de Salud propondrá la celebración de acuerdos de coordinación con los gobiernos de las entidades federativas para la participación de éstos en la prestación de los servicios a que se refieren las fracciones I, III, XXI, XXII, XXIII, XXIV, XXV, XXVI y XXVII del artículo 3º. de esta Ley.

TÍTULO DECIMOCUARTO
Donación, trasplantes y pérdida de la vida

Capítulo I
Disposiciones comunes
ART. 313. Compete a la Secretaría de Salud:
I. El control sanitario de las donaciones y trasplantes de órganos, tejidos y células de seres humanos, por conducto del órgano desconcentrado centro nacional de trasplantes, y
II. La regulación y el control sanitario sobre cadáveres.
ART. 314. Para efectos de este título se entiende por:
I. Células germinales, a las células reproductoras masculinas y femeninas capaces de dar origen a un embrión;
II. Cadáver, al cuerpo humano en el que, se compruebe la presencia de los signos de muerte referidos en la fracción II, del artículo 343 de esta Ley;
III. Componentes, a los órganos, los tejidos, las células y sustancias que forman el cuerpo humano, con excepción de los productos;
IV. Componentes sanguíneos, a los elementos de la sangre y demás sustancias que la conforman;
V. Destino final, a la conservación permanente, inhumación, incineración desintegración e inactivación de órganos, tejidos, células y derivados, productos y cadáveres de seres humanos, incluyendo los de em-briones y fetos, en condiciones sanitarias permitidas por esta Ley y demás disposiciones aplicables;
VI. Disponente, a aquél que conforme a los términos de la Ley le corresponde decidir sobre su cuerpo o cualquiera de sus componentes en vida y para después de su muerte;
VII. Donador o donante, al que tácita o expresamente consiente la disposición de su cuerpo o componen-tes para su utilización en trasplantes;
VIII. Embrión, al producto de la concepción a partir de ésta, y hasta el término de la duodécima semana gestacional;
IX. Feto, al producto de la concepción a partir de la decimotercera semana de edad gestacional, hasta la expulsión del seno materno;
X. Organo, a la entidad morfológica compuesta por la agrupación de tejidos diferentes que concurren al desempeño de los mismos trabajos fisiológicos;
XI. Producto, a todo tejido o sustancia extraida, excretada o expedida por el cuerpo humano como resul-tante de procesos fisiológicos normales. Serán considerados productos, para efectos de este Título, la placenta y los anexos de la piel;
XII. Receptor, a la persona que recibe para su uso terapéutico un órgano, tejido, células o productos;
XIII. Tejido, a la entidad morfológica compuesta por la agrupación de células de la misma naturaleza, ordenadas con regularidad y que desempeñen una misma función, y
XIV. Trasplante, a la transferencia de un órgano, tejido o células de una parte del cuerpo a otra, o de un individuo a otro y que se integren al organismo.
ART. 315. Los establecimientos de salud que requieren la autorización sanitaria son los dedicados a:

I. La extracción, análisis, conservación, preparación y suministro de órganos, tejidos y células;
II. Los trasplantes de órganos y tejidos;
III. Los bancos de órganos, tejidos y células, y
IV. Los bancos de sangre y servicios de transfusión.

La Secretaría otorgará la autorización a que se refiere el presente artículo a los establecimientos que cuenten con el personal, infraestructura, equipo, instrumental e insumos necesarios para la realización de los actos relativos, conforme a lo que establezcan las disposiciones de esta Ley y demás aplicables.

ART. 316. Los establecimientos a que se refiere el artículo anterior contarán con un responsable sanitario, quien deberá presentar aviso ante la Secretaría de Salud.

Los establecimientos en los que se extraigan órganos y tejidos o se realicen trasplantes, adicionalmente, deberán contar con un comité interno de trasplantes y con un coordinador de estas acciones, que serán supervisadas por el comité institucional de bioética respectivo.

ART. 317. Los órganos, tejidos y células no podrán ser sacados del territorio nacional.
Los permisos para que los tejidos puedan salir del territorio nacional, se concederán siempre y cuando estén satisfechas las necesidades de ellos en el país, salvo casos de urgencia.
ART. 318. Para el control sanitario de los productos y de la disposición del embrión y de las células ger-minales, se estará a lo dispuesto en esta Ley, en lo que resulte aplicable, y en las demás disposiciones generales que al efecto se expidan.
ART. 319. Se considerará disposición ilícita de órganos, tejidos, células y cadáveres de seres humanos, aquella que se efectúe sin estar autorizada por la Ley.


Capítulo II
Donación

ART. 320. Toda persona es disponente de su cuerpo y podrá donarlo, total o parcialmente, para los fines y con los requisitos previstos en el presente Título.
ART. 321. La donación en materia de órganos, tejidos, células y cadáveres, consiste en el consentimien-to tácito o expreso de la persona para que, en vida o después de su muerte, su cuerpo o cualquiera de sus componentes se utilicen para trasplantes.
ART. 322. La donación expresa contará por escrito y podrá ser amplia cuando se refiera a la disposición total del cuerpo o limitada cuando sólo se otorgue respecto de determinados componentes.

En la donación expresa podrá señalarse que ésta se hace a favor de determinadas personas o institu-ciones. También podrá expresar el donante las circunstancias de modo, lugar y tiempo y cualquier otra que condicione la donación.
La donación expresa, cuando corresponda a mayores de edad con capacidad jurídica, no podrá ser re-vocada por terceros, pero el donante podrá revocar su consentimiento en cualquier momento, sin res-ponsabilidad de su parte.
ART. 323. Se requerirá el consentimiento expreso:
I. Para la donación de órganos y tejidos en vida, y
II. Para la donación de sangre, componentes sanguíneos y células progenitoras hematopoyéticas.
ART. 324. Habrá consentimiento tácito del donante cuando no haya manifestado su negativa a que su cuerpo o componentes sean utilizados para trasplantes, siempre y cuando se obtenga también el con-sentimiento de alguna de las siguientes personas: el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes, los ascendientes, los hermanos, el adoptado o el adoptante; conforme a la prelación se-ñalada.
El escrito por el que la persona exprese no ser donador, podrá ser privado o público, y deberá estar fir-mado por éste, o bien, la negativa expresa podrá constar en alguno de los documentos públicos que para este propósito determine la Secretaría de Salud en coordinación con otras autoridades competen-tes.
Las disposiciones reglamentarias determinaran la forma para obtener dicho consentimiento.
ART. 325. El consentimiento tácito sólo aplicará para la donación de órganos y tejidos una vez que se confirme la pérdida de la vida del disponente.
En el caso de la donación tácita, los órganos y tejidos sólo podrán extraerse cuando se requieran para fines de trasplantes.
ART. 326. El consentimiento tendrá las siguientes restricciones respecto de las personas que a continuación se indican:

I. El tácito o expreso otorgado por menores de edad, incapaces o por personas que por cualquier cir-cunstancia se encuentren impedidas para expresarlo libremente, no será válido, y
II. El expreso otorgado por una mujer embarazada sólo será admisible si el receptor estuviere en peligro de muerte, y siempre que no implique riesgo para la salud de la mujer o del producto de la concepción.

ART. 327. Está prohibido el comercio de órganos, tejidos y células. La donación de éstos con fines de trasplantes, se regirá por principios de altruismo, ausencia de ánimo de lucro y confidencialidad, por lo que su obtención y utilización serán estrictamente a título gratuito.
ART. 328. Sólo en caso de que la pérdida de la vida del donante esté relacionada con la averiguación de un delito, se dará intervención al Ministerio Público y a la autoridad judicial, para la extracción de órganos y tejidos.
ART. 329. El Centro Nacional de Trasplantes hará constar el mérito y altruismo del donador y de su fami-lia, mediante la expedición del testimonio correspondiente que los reconozca como benefactores de la sociedad.

CAPÍTULO III
Trasplantes

ART. 330. Los trasplantes de órganos, tejidos y células en seres humanos vivos podrán llevarse a cabo cuando hayan sido satisfactorios los resultados de las investigaciones realizadas al efecto, representen un riesgo aceptable para la salud y la vida del donante y del receptor, y siempre que existan justificantes del orden terapéutico.

Está prohibido:
I. El trasplante de gónadas o tejidos gonadales, y
II. El uso, para cualquier finalidad, de tejidos embrionarios o fetales producto de abortos inducidos.
ART. 331. La obtención de órganos o tejidos para trasplantes se hará perfectamente de sujetos en los que se haya comprobado la pérdida de la vida.
ART. 332. La selección del donante y del receptor se hará siempre por prescripción y bajo control médi-co, en los términos que fije la Secretaría de Salud.
No se podrán tomar órganos y tejidos para trasplantes de menores de edad vivos, excepto cuando se trate de trasplantes de médula ósea, para lo cual se requerirá el consentimiento expreso de los represen-tantes legales del menor.
Tratándose de menores que han perdido la vida, sólo se podrán tomar sus órganos y tejidos para tras-plantes con el consentimiento expreso de los representantes legales del menor.
En el caso de incapaces y otras personas sujetas a la interdicción no podrá disponerse de sus compo-nentes, ni en vida ni después de su muerte.
ART. 333. Para realizar trasplantes entre vivos, deberán cumplirse los siguientes requisitos respecto del donante:

I. Ser mayor de edad y estar en pleno uso de sus facultades mentales;
II. Donar un órgano o parte de él que al ser extraído su función pueda ser compensada por el organismo del donante de forma adecuada y suficientemente segura;
III. Tener compatibilidad aceptable con el receptor;
IV. Recibir información completa sobre los riesgos de la operación y las consecuencias de la extracción del órgano o tejido, por un médico distinto de los que intervendrán en el trasplante;
V. Haber otorgado su consentimiento en forma expresa, en términos del artículo 322 de esta Ley, y
VI. Tener parentesco por consanguinidad, por afinidad o civil o ser cónyuge, concubina o concubinario del receptor. Cuando se trate del trasplante de médula ósea no será necesario este requisito.
ART. 334. Para realizar trasplantes de donantes que hayan perdido la vida, deberá cumplirse lo siguien-te:
I.Comprobar, previamente a la extracción de los órganos y tejidos y por un médico distinto a los que in-tervendrán en el trasplante o en la obtención de los órganos o tejidos, la pérdida de la vida del donante, en los términos que se precisan en este Título;
II. Existir consentimiento expreso del disponente o no constar su revocación del tácito para la donación de sus órganos y tejidos, y
III. Asegurarse que no exista riesgo sanitario.
ART. 335. Los profesionales de las disciplinas para la salud que intervengan en la extracción de órganos y tejidos o en trasplantes deberán contar con el entrenamiento especializado respectivo, conforme lo determinen las disposiciones reglamentarias aplicables, y estar inscritos en el Registro Nacional de Trasplantes.
ART. 336. Para la asignación de órganos y tejidos de donador no vivo, se tomará en cuenta la gravedad del receptor, la oportunidad del trasplante, los beneficios esperados, la compatibilidad con el receptor y los demás criterios médicos aceptados.
Cuando no exista urgencia o razón médica para asignar preferentemente un órgano o tejido, ésta se sujetará estrictamente a listas que se integrarán con los datos de los mexicanos en espera, y que esta-rán a cargo del Centro Nacional de Trasplantes.
ART. 337. Los concesionarios de los diversos medios de transporte otorgarán todas las facilidades que requiera el traslado de órganos y tejidos destinados a trasplantes, conforme a las disposiciones regla-mentarias aplicables y las normas oficiales mexicanas que emitan conjuntamente las Secretarías de Comunicaciones y Transportes y de Salud.
El traslado, la preservación, conservación, manejo, etiquetado, claves de identificación y los costos aso-ciados al manejo de órganos, tejidos y células que se destinen a trasplantes, se ajustarán a lo que esta-blezcan las disposiciones generales aplicables.
ART. 338. El Centro Nacional del Trasplantes tendrá a su cargo el Registro Nacional de Trasplantes, el cual integrará y mantendrá actualizada la siguiente información:

I. Los datos de los receptores, de los donadores y fecha de trasplante;
II. Los establecimientos autorizados conforme al artículo 315 de esta Ley.
III. Los profesionales de las disciplinas para la salud que intervengan en trasplantes;
IV. Los pacientes en espera de algún órgano o tejido, integrados en listas estatales y nacional, y
V. Los casos de muerte cerebral.

En los términos que precisen las disposiciones reglamentarias, los establecimientos a que se refiere el artículo 315 de esta Ley y los profesionales de las disciplinas para la salud que intervengan en trasplantes deberán proporcionar la información relativa a las fracciones I, III, IV y V de este artículo.
ART. 339. El Centro Nacional de Trasplantes, cuya integración y funcionamiento quedará establecido en las disposiciones reglamentarias que para efectos de esta Ley se emitan, así como los Centros Estatales de Trasplantes que establezcan los gobiernos de las entidades federativas, decidirán y vigilarán la asig-nación de órganos, tejidos y células, dentro de sus respectivos ámbitos de competencia. Asimismo, ac-tuarán coordinadamente en el fomento y promoción de la cultura de la donación, para lo cual, participa-rán con el Consejo Nacional de Trasplantes, cuyas funciones, integración y organización se determina-rán en el reglamento respectivo.

Los centros estatales proporcionarán al Registro Nacional de Trasplantes la información correspondiente a su entidad, y su actualización, en los términos de los acuerdos de coordinación respectivos.
ART. 340. El control sanitario de la disposición de sangre lo ejercerá la Secretaría de Salud a través del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea.
ART. 341. La disposición de sangre, componentes sanguíneos y células progenitoras hematopoyéticas con fines terapéuticos estará a cargo de bancos de sangre y servicios de transfusión que se instalarán y funcionarán de acuerdo con las disposiciones aplicables. La sangre será considerada como tejido.
ART. 342. Cualquier órgano o tejido que haya sido extraído, desprendido o seccionado por intervención quirúrgica, accidente o hecho ilícito y que sanitariamente constituya un deshecho, deberá ser manejado en condiciones higiénicas y su destino final se hará conforme a las disposiciones generales aplicables, salvo que se requiera para fines terapéuticos, de docencia o de investigación, en cuyo caso los estable-cimientos de salud podrán disponer de ellos o remitirlos a instituciones docentes autorizadas por la Se-cretaría de Salud, en los términos de esta Ley y demás disposiciones generales aplicables.

Capítulo IV
Pérdida de la vida

ART. 343. Para efectos de éste Título, la pérdida de la vida ocurre cuando:

I. Se presente la muerte cerebral, o
II. Se presenten los siguientes signos de muerte:
a. La ausencia completa y permanente de conciencia;
b. La ausencia permanente de respiración espontánea;
c. La ausencia de los reflejos del tallo cerebral, y
d. El paro cardiaco irreversible.

ART. 344. La muerte cerebral se presenta cuando existen los siguientes signos:
I. Pérdida permanente e irreversible de conciencia y de respuesta a estímulos sensoriales;
II. Ausencia de automatismo respiratorio, y
III. Evidencia de daño irreversible del tallo cerebral, manifestado por arreflexia pupilar, ausencia de movimientos oculares en pruebas vestibulares y ausencia de respuesta a estímulos nociceptivos.
Se deberá descartar que dichos signos sean producto de intoxicación aguda por narcóticos, sedantes, barbitúricos o sustancias neurotrópicas.
Los signos señalados en las fracciones anteriores deberán corroborarse por cualquiera de las siguientes pruebas:
I. Angiografía cerebral bilateral que demuestre ausencia de circulación cerebral, o
II. Electroencefalograma que demuestre ausencia total de actividad eléctrica cerebral en dos ocasiones diferentes con espacio de cinco horas.
ART. 345. No existirá impedimento alguno para que a solicitud o autorización de las siguientes personas: el o la cónyuge, el concubinario, la concubina, los descendientes, los ascendientes, los hermanos, el adoptado, el adoptante; conforme al orden expresado; se prescinda de los medios artificiales que evitan que en aquel que presenta muerte cerebral comprobada se manifiesten los demás signos de muerte a que se refiere la fracción II del artículo 343.
CAPÍTULO V
Cadáveres
ART. 346. Los cadáveres no pueden ser objeto de propiedad y siempre serán tratados con respeto, dig-nidad y consideración.
ART. 347. Para los efectos de este Título, los cadáveres se clasifican de la siguiente manera:
I. De personas conocidas, y
II. De personas desconocidas.
Los cadáveres no reclamados dentro de las setenta y dos horas posteriores a la pérdida de la vida y aquellos de los que se ignore su identidad serán considerados como de personas desconocidas.
ART. 348. La inhumación o incineración de cadáveres sólo podrá realizarse con la autorización del oficial del Registro Civil que corresponda, quien exigirá la presentación del certificado de defunción.
Los cadáveres deberán inhumarse, incinerarse o embalsamarse dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a la muerte, salvo autorización específica de la autoridad sanitaria competente o por disposi-ción del Ministerio Público, o de la autoridad judicial.
La inhumación e incineración de cadáveres sólo podrá realizarse en lugares permitidos por las autorida-des sanitarias competentes.
ART. 349. El depósito y manejo de cadáveres deberán efectuarse en establecimientos que reúnan las condiciones sanitarias que fije la Secretaría de Salud.
La propia Secretaría determinará las técnicas y procedimientos que deberán aplicarse para la conserva-ción de cadáveres.
ART. 350. Las autoridades sanitarias competentes ejercerán el control sanitario de las personas que se dediquen a la prestación de servicios funerario. Asimismo, verificarán que los locales en que se presten los servicios reúnan las condiciones sanitarias exigibles en los términos de los reglamentos correspon-dientes.
ART. 350 bis. La Secretaría de Salud determinará el tiempo mínimo que han de permanecer los restos en las fosas. Mientras el plazo señalado no concluya, sólo podrán efectuarse las exhumaciones que aprueben las autoridades sanitarias y las ordenadas por las judiciales o por el Ministerio Público, previo el cumplimiento de los requisitos sanitarios correspondientes.
ART. 350 bis 1. La internación y salida de cadáveres del territorio nacional sólo podrán realizarse, me-diante autorización de la Secretaría de Salud o por orden de la autoridad judicial o del Ministerio Público.
En el caso del traslado de cadáveres entre entidades federativas se requerirá dar aviso a la autoridad sanitaria competente del lugar en donde se haya expedido el certificado de defunción.
ART. 350 bis 2. Para la práctica de necropcias en cadáveres de seres humanos se requiere consenti-miento del cónyuge, concubinario, concubina, ascendientes, descendientes, o de los hermanos salvo que exista orden por escrito del disponente, o en el caso de la probable comisión de un delito la orden de la autoridad judicial o del Ministerio Público.
ART. 350 bis 3. Para la utilización de cadáveres o parte de ellos de personas conocidas, con fines de docencia e investigación, se requiere el consentimiento del disponente.
Tratándose de cadáveres de personas desconocidas, las instituciones educativas podrán obtenerlos del Ministerio Público o del establecimiento de prestación de servicios de atención médica o de asistencia social. Para tales efectos, las instituciones educativas deberán dar aviso a la Secretaría de Salud, en los términos de esta Ley y demás disposiciones aplicables.
ART. 350 bis 4. Las instituciones educativas que obtengan cadáveres de personas desconocidas serán depositarias de ellos durante diez días, con el objeto de dar oportunidad al cónyuge, concubinario, con-cubina o familiares para reclamarlos. En este lapso los cadáveres permanecerán en las instituciones y únicamente recibirán el tratamiento para su conservación y el manejo sanitario que señalen las disposi-ciones respectivas.
Una vez concluido el plazo correspondiente sin reclamación, las instituciones educativas podrán utilizar el cadáver.
ART. 350 bis 5. Los cadáveres de personas desconocidas, los no reclamados y los que se hayan desti-nado para docencia e investigación, serán inhumados o incinerados.
ART. 350 bis 6. Sólo podrá darse destino final a un feto previa expedición del certificado de muerte fetal.
ART. 350 bis7. Los establecimientos en los que se realicen actos relacionados con cadáveres de seres humanos deberán presentar el aviso correspondiente a la Secretaría de Salud en los términos de esta Ley y demás disposiciones generales aplicables, y contarán con un responsable sanitario que también deberá presentar aviso.
ART. 375
I a IV…
V. La internación de cadáveres de seres humanos en el territorio nacional y su traslado al extranjero, y el embalsamiento.
VI. La internación en el territorio nacional o la salida de él, de tejidos de seres humanos, incluyendo la sangre, componentes sanguíneos y células progenitoras hematopoyéticas y hemoderivados;
VII. a X…
ART. 419. Se sancionará con multa hasta mil veces el salario mínimo general diario vigente en la zona económica de que se trate, la violación de las disposiciones contenidas, en los artículos 55, 56, 83, 103, 107, 137, 138, 139, 161, 200 bis, 202, 259, 260, 263, 282 bis 1, 342, 346, 348, segundo párrafo, 350 bis 6, 391 y 392 de esta Ley.
ART. 420. Se sancionará con multa de mil hasta cuatro mil veces el salario mínimo general diario vigente en la zona económica de que se trate, la violación de las disposiciones contenidas en los artículos 75, 121, 127, 142, 147, 149, 153, 198, 200, 204, 233, 241, 258, 265, 267, 304, 306, 307, 308, 315, 341, 348, tercer párrafo, 349, 350 bis, 350 bis 1, 350 bis 2, 350 bis 3, 373, 376 y 413 de esta Ley.
Art. 421. Se sancionará con multa equivalente de cuatro mil hasta diez mil veces el salario mínimo gene-ral diario vigente en la zona económica de que se trate, la violación de las disposiciones contenidas en los artículos 67, 100, 101, 122, 125, 126, 146, 193, 205, 210, 212, 213, 218, 220, 230, 232, 235, 237, 238, 240, 242, 243, 247, 248, 251, 252, 254, 255, 256, 264,266, 276, 281,289, 293, 298, 317, 325, 327, 330, 331, 332, 333, 334, 335, 336, 338, último párrafo, 348, primer párrafo, 365, 367, 375, 400 y 411 de esta Ley.
ART. 462. Se impondrán de cuatro a diez años de prisión y multa por el equivalente de cuatro mil a diez mil días de salario mínimo general vigente en la zona económica de que se trate:
I. …
II. Al que comercie o realice actos de simulación jurídica que tengan por objeto la intermediación onerosa de órganos, tejidos incluyendo la sangre, cadáveres, fetos o restos de seres humanos, y
III. Al que trasplante un órganos o tejido sin atender las preferencias y el orden establecido en las listas de espera a que se refiere el artículo 336 de esta Ley.

ART. 462 bis. Al responsable o empleado de un establecimiento donde ocurra un deceso o de locales destinados al depósito de cadáveres, que permita alguno de los actos a que se refieren las fracciones I, II y III del artículo anterior o no procure impedirlos por los medios lícitos que tenga a su alcance, se le impondrá de tres a ocho años de prisión y multa por el equivalente de cuatro mil a diez mil días de sala-rio mínimo general vigente en la zona económica de que se trate.
T R A N S I T O R I O S
PRIMERO. El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación, salvo las disposiciones que a continuación se señalan que entrarán en vigor en los plazos que se indican, contados a partir de la expresada publicación:
I. A los tres meses los artículos 316, segundo párrafo; 322; 323; 324 y 325, y
II. A los doce meses el artículo 336, segundo párrafo.
SEGUNDO. En tanto se expiden las disposiciones administrativas que se deriven del presente Decreto, seguirán en vigor las que han regido hasta ahora, en lo que no lo contravengan.
TERCERO. La Secretaría de Salud, en un plazo no mayor de seis meses contados a partir de la entrada en vigor del presente Decreto, promoverá ante las demás dependencias de la Administración Pública Federal y los gobiernos de las entidades federativas, que se otorguen facilidades para que en los docu-mentos públicos que les correspondan expedir a los particulares, éstos puedan asentar su consentimien-to expreso o negativa para la donación de órganos y tejidos.
CUARTO. La Secretaría de Salud, en un plazo no mayor de nueve meses contados a partir de la entrada en vigor del presente Decreto, deberá tener debidamente integrada la información señalada en el artículo 338.
QUINTO. En tanto entra en funciones el Centro Nacional de Trasplantes, la Secretaría de Salud ejercerá las facultades de control sanitario a que se refiere la fracción I del artículo 313 de esta Ley, por conducto de la unidad administrativa que, conforme al Reglamento Interior de esa Dependencia, actualmente ten-ga a su cargo la vigilancia de los actos de disposición de órganos.
México, D. F. A 28 de abril de 2000.- Sen. Dionisio Pérez Jácome, Vicepresidente en funciones.- Dip. Francisco José Paoli Bolio, Presidente.- Sen. Raúl Juárez Valencia, Secretario.- Dip. Jesús Gutiérrez Vargas, Secretario.- Rúbricas"
En cumplimiento de los dispuesto por la fracción I del Articulo 89 de la Constitución Política de los Esta-dos Unidos Mexicanos, y para su debida publicación y observancia, expido el presente Decreto de la residencia del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad de México, Distrito Federal, a los veintitrés días del mes de mayo de dos mil.- Ernesto Zedillo Ponce de León.- Rúbrica.- El Secretario de Gobernación, Dió-doro Carrasco Altamirano.- Rúbrica.



ACUERDO DE CREACION DEL CONSEJO ESTATAL DE TRASPLANTES.

ACUERDO POR EL QUE SE CREA EL CONSEJO ESTATAL DE TRANSPLANTES DE ÓRGANOS Y TEJIDOS COMO UNA COMISIÓN DE LA ADMINISTRACION PÚBLICA ESTATAL QUE TENDRÁ POR OBJETIVO PROMOVER, APOYAR Y COORDINAR LAS ACCIONES EN MATERIA DE TRANSPLAN-TES QUE REALIZAN LAS INSTITUCIONES DE SALUD DE LOS SECTORES PÚBLICO, SOCIAL Y PRIVADO.

ALEJANDRO GONZALEZ ALCOCÉR, GOBERNADOR CONSTITUCIONAL DEL ESTADO, EN EL EJERCICIO DE LAS FACULTADES QUE EL EJECUTIVO A MI CARGO CONFIERE EL ARTÍCULO 49 FRACCIÓN XXIII DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DEL ESTADO LIBRE Y SOBERANO DE BAJA CALIFORNIA, EN COORDINACIÓN CON LOS ARTÍCULOS: 1, 2, 3, 4, 41 y 42 DE LA LEY ORGÁNICA DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Y

C O N S I D E R A N D O

Que el artículo 4° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos consagra, en su párrafo cuarto, el derecho de toda persona a la protección a la salud ya que se trata de una necesidad primordial en la vida de las personas y de un bien social en lo colectivo:

Que cada año miles de individuos enferman de alguna insuficiencia orgánica que, en ocasiones les pro-duce la muerte, no obstante que entre estos padecimientos existen algunos que son susceptibles de ser tratados mediante el transplante de órganos y tejidos.

Que el transplante de órganos y tejidos es, en muchos casos la única posibilidad de vida para los pacien-tes, pero para ello se requiere de la actuación oportuna y eficaz del personal de las distintas instituciones y centros hospitalarios, con sujeción a las disposiciones sobre los procedimientos de procuración de órganos y tejidos, así como su implantación con fines terapéuticos, prescritos en la Ley General de Sa-lud.

Que para contribuir a disminuir la morbilidad y mortalidad en la entidad es necesario, propiciar la coordi-nación de las diferentes instituciones de salud pública y de los sectores social y privado, que de manera directa promueven la realización de transplantes de órganos y tejidos, para lograr la optimización de estos.

Que el Programa de Reforma del Sector Salud 1995-2000 a nivel federal, señala como uno de sus obje-tivos el de beneficiar a los pacientes mediante transplantes que garanticen el más alto grado de seguri-dad para la vida, para la cual plantea la creación de un sistema de procuración de órganos y tejidos con la participación de las instituciones del sector salud.

Que en octubre de 1994 el ejecutivo federal por conducto de la Secretaría de Salud y el ejecutivo del estado de Baja California celebraron el acuerdo de coordinación para llevar a cabo el Programa Nacional de Transplantes en el estado de Baja California estableciéndose en la cláusula tercera inciso uno, que el gobierno del estado se compromete a integrar un centro coordinador de transplantes en el que se recibi-rán las solicitudes para la disposición de órganos, tejidos y sus componentes de cadáveres de seres humanos, que se programen desarrollar en el estado, y para apoyar estos objetivos ha tenido a bien expedir el siguiente

A C U E R D O
Artículos
PRIMERO Se crea el Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos, que tendrá por objetivo promover y apoyar y coordinar las acciones en materia de transplantes que realizan las institu-ciones de salud de los sectores público, social y privado, con el propósito de reducir la morbili-dad y mortalidad por padecimientos susceptibles de ser corregidos mediante este procedimiento.

SEGUNDO.- para el cumplimiento de su objetivo el Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Teji-dos tendrá las siguientes funciones.

I. Promover el diseño, instrumentación y operación del Sistema Estatal de Transplantes, así como de los subsistemas que lo integren.
II. Establecer las políticas, estrategias y acciones para la elaboración y aplicación del Programa Estatal de Transplantes.
III. Como centro coordinador de Transplantes, recibir las solicitudes para la disposición de órganos, tejidos y sus componentes y cadáveres de seres humanos que se programen en el estado para incluirlas en la lista única de disponentes.
IV. Ser el órgano de enlace con el Registro Nacional de Transplantes, con el propósito de agilizar las autorizaciones correspondientes para la disposición de órganos, tejidos y sus componentes y cadáveres de seres humanos con finalidad de transplantes;
V. Coadyuvar con los establecimientos médicos públicos, privados y sociales autorizados para rea-lizar transplantes, en la integración de los Comités Internos que dispone el Reglamento de la Ley General de Salud en materia de control sanitario de la disposición de órganos, tejidos y cadáve-res de seres humanos;
VI. Prevenir y denunciar los delitos a que se refiere el Artículo 462 de la Ley General de Salud;
VII. Promover la participación activa de los sectores público, social y privado en el fomento de la disposición altruista de órganos, tejidos y sus componentes y cadáveres de seres humanos;
VIII. Difundir entre la población la cultura de la donación de órganos, para lo cual podrá producir, edi-tar y distribuir mensajes en los medios masivos de la comunicación;
IX. Integrar un acervo de información y documentación que facilite a las autoridades e instituciones competentes, la investigación, estudio y análisis de los distintos aspectos que revisten los trans-plantes;
X. Administrar los recursos humanos, materiales y financieros que le sean asignados con sujeción a las disposiciones legales aplicables;
XI. Vigilar la aplicación de la normatividad laboral en beneficio de sus trabajadores;
XII. Celebrar convenios, contratos y acuerdos con los sectores público, privado y social para la coor-dinación intersectorial y la realización de convenios de desarrollo regional y en general todos aquellos actos jurídicos que sean necesarios para el cumplimiento de su objeto y;
XIII. Las demás que este Acuerdo y otras disposiciones jurídicas le confieran para el cumplimiento de su objeto;

TERCERO.- El Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos se integrará por un Presidente, un Coordinador, un Secretario Técnico y los Vocales que se señalan en este Acuerdo.

CUARTO.- El cargo de presidente lo ocupara el Director General del Instituto de Servicios de Salud Pu-blica del Estado de Baja California, quien garantizara la aplicación de las políticas del Gobierno del Esta-do en materia de salud y la prevención de duplicidad de estructuras.

QUINTO.- El Presidente tendrá las siguientes atribuciones:

I. Representar al Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos en todos los asuntos pro-pios de su objeto, y extender poderes generales y especiales cuando así se requiera;
II. Definir, en congruencia con los planes y programas nacionales y estatales, las políticas en mate-ria de Salud a seguir por el Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos;
III. Presentar ante las autoridades de Salud del estado y federal, los proyectos de programas apro-bados por el consejo para el tramite correspondiente.
IV. Designar al Secretario Técnico del Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos.
V. Convocar al consejo a reuniones ordinarias o extraordinarias.
VI. Las demás que sean necesarias para el adecuado ejercicio de las señaladas en el presente artí-culo;

SEXTO.- El Coordinador será el Director de Servicios de Salud del Estado, tendrá las siguientes atribu-ciones.

I. Coordinar la actividad del Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos;
II. Proponer al presidente los candidatos de los cuales se designara al Secretario Técnico.
III. Representar al Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos, previo acuerdo por escrito del Presidente;
IV. Suplir al presidente en las sesiones del consejo cuando no asista su suplente
V. Las demás que sean necesarias para el adecuado ejercicio de las señaladas en el presente artí-culo.

SEPTIMO.- El Secretario Técnico tendrá las siguientes funciones:

I. Someter el calendario de sesiones a la consideración del Consejo;
II. Auxiliar al Coordinador en la elaboración de la orden del día;
III. Remitir las convocatorias a los miembros del Consejo, cuando menos con cinco días hábiles de anticipación;
IV. Elaborar, registrar y conservar las actas de las sesiones del Consejo, firmándolas juntamente con el Coordinador;
V. Elaborar y presentar al Consejo los planes y programas de trabajo;
VI. Ejecutar los acuerdos del Consejo, para tal efecto podrá representar al Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos, previo acuerdo del Presidente que así lo autorice;
VI. Las demás que sean necesarias para el adecuado ejercicio de las señaladas en el presente artí-culo;

OCTAVO.- Serán miembros propietarios del Consejo, con voz y voto:

I. El Presidente;
II. El Coordinador;
III. Los siguientes vocales:
a) Uno designado por el Honorable Congreso de Estado;
b) El Delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social;
c) El Delegado del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSS-TE);
d) El procurador General de Justicia del Estado;
e) El presidente de la Asociación de Cirujanos Renales de Mexicali.
f) El presidente de la Asociación de Médicos Internistas de Tijuana.
g) El presidente de la Asociación de Oftalmólogos de Tijuana.
h) El presidente de la Asociación de Hospitales Privados de Baja California.

IV. Un Secretario Técnico, que asistirá con voz y voto.

Por cada miembro propietario habrá un suplente. Los miembros propietarios designaran a su suplente, dicha determinación deberá hacerse del conocimiento del consejo por escrito.

NOVENO.- Por acuerdo de Consejo se podrá invitar a formar parte del mismo, como vocales con voz pero sin voto, a representantes del sector público, social y privado que pertenezcan a Organizaciones relacionadas con la Salud, como: Universidad Autónoma de Baja California, Hospitales, Clubes Sociales, Unidades Hospitalarias del sector privado y social que cuenten con la capacidad técnica y la autorización sanitaria correspondiente para la realización de transplantes; así como personas físicas interesadas en la materia de transplantes de órganos y tejidos.

DECIMO.- El Consejo tendrá las siguientes funciones:

I. Aprobar los proyectos de programas del Consejo Estatal de Transplante de Organos y Tejidos;
II. Aprobar la creación, transformación, fusión y disolución de los Subconsejos que fueren necesa-rios para el cumplimiento de su objeto;
III. Evaluar los resultados de los programas técnicos aprobados;
IV. Analizar, y en su caso, aprobar, los informes periódicos que le rindan respecto al funcionamiento del Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos;
V. Aprobar o modificar en su caso el reglamento Interior del Consejo Estatal de Transplante de Organos y Tejidos; y
VI. Las demás que sean necesarias para el adecuado ejercicio de las señaladas en le presente artí-culo.

UNDECIMO.- El Consejo celebrará sesiones ordinarias por lo menos una vez cada tres meses, y extra-ordinarias cada vez que se requieran.

Con excepción de las extraordinarias, las sesiones deberán ser convocadas con una anticipación de cuatro días hábiles a la fecha de su celebración.

Los acuerdos que se tomen tendrán plena validez cuando en la sesión respectiva exista Quórum Legal y haya sido aprobada por la mayoría de los integrantes del consejo que asistan.

Se considera que habrá quórum legal para sesionar con la asistencia del cincuenta porciento mas uno de los miembros propietarios que integran el consejo.

En caso de que no existiere quórum legal para sesionar, se realizara una segunda convocatoria en la cual se considerara que existe quórum legal con la asistencia de los miembros propietarios que se pre-senten.

DECIMO SEGUNDO.- El Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos promoverá la creación de un Patronato que tendrá las siguientes funciones.

I. Apoyar las actividades del Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos, y formular sugerencias tendientes a su mejor funcionamiento;
II. Contribuir a la obtención de recursos que permitan el mejoramiento de la operación del Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos, y el cabal cumplimiento de su objeto;
III. Promover la participación de la comunidad en labores de voluntariado social que coadyuven a los programas autorizados del Consejo, y
IV. Las demás que sean necesarias para el ejercicio de las facultades arriba señaladas.

T R A N S I T O R I O S
PRIMERO.- El presente Acuerdo entrará en vigor el día de su publicación en el Periódico Oficial del Es-tado de Baja California.
SEGUNDO.- El Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos deberá instalarse dentro de los treinta días siguientes de la entrada del presente acuerdo.
TERCERO.- El Consejo Estatal de Transplantes de Organos y Tejidos deberá expedir su reglamento Interno dentro de los noventa días siguientes a la instalación de este.
CUARTO.- Se derogan las disposiciones administrativas en todo aquello que se oponga al presente Acuerdo.

DADO EN LA RESIDENCIA DEL PODER EJECUTIVO DEL ESTADO, EN LA CIUDAD DE MEXICALI, BAJA CALIFORNIA A LOS

“SUFRAGIO EFECTIVO NO REELECCION”
EL C. GOBERNADOR CONSTITUCIONAL DEL ESTADO

Lic. Alejandro González Alcocér